David Costarrosa: “Donde llegues profesionalmente depende del esfuerzo que inviertas»

Ana Barbero Historias de éxito

10 minutos de lectura 0 comentario

David Costarrosa es, junto a su socio, uno de los CEOs de varios negocios online de éxito con los que factura en torno a los 300.000 € mensuales

El primer contacto de David con el mundo del e-commerce, al igual que le sucede a la mayoría de los emprendedores, no fue ni fácil ni como esperaba. Tuvieron que interponerse 3 años y el fracaso de una tienda para llegar hasta donde se encuentra actualmente. 

Ahora, tras mucho trabajo de por medio, ha conseguido facturar gracias al dropshipping en torno al millón de euros al año y posee su propio almacén en España.

¡Conozcamos más a fondo la historia de este valenciano!

Descubre miles de productos para vender online. Sin compromisos; no se requiere tarjeta de crédito.

Regístrate en Oberlo ya. Es gratis.

El primer contacto de David con el e-commerce

El interés de David por iniciar su carrera en el mundo del e-commerce no fue directo. Antes de emprender, estudió la carrera y el máster en Recursos Humanos, lo que le condujo a obtener un empleo en una asesoría. Fue ahí donde se dio cuenta de que trabajar por cuenta ajena no era lo que realmente le apasionaba. 

Sin embargo, esta etapa profesional le ayudó a enfocarse en lo que realmente le gustaba: el trato con la gente y las ventas. Por lo que este “culo inquieto”, como se define él, decidió comenzar un nuevo reto personal: el emprendimiento. 

Tras mucho investigar por internet, ya en 2017 por fin dio el paso de crear su primera tienda de dropshipping.

“Cuando eres novato tu propio país es el que mejor conoces para comenzar a vender”

Su primer impulso, siguiendo las recomendaciones de los youtubers y dropshippers americanos que seguía, fue promocionar su tienda online a través del marketing de influencers. Sin embargo, su inversión no funcionó como esperaba. No consiguió ni una sola venta y perdió todo el capital.

Ahí se dio cuenta de que su estrategia de ventas no era suficiente para dar forma a lo que tenía en mente. El proyecto al que aspiraba era demasiado ambicioso y requería una formación más amplia que la que tenía por aquel entonces. 

Decidió realizar un parón y estudiar a fondo cómo funcionaba el e-commerce, el dropshipping y los fallos que había cometido. De esta forma, sus próximos intentos tendrían una base sobre la que construirse.

Fue en 2018 cuando retomó su actividad. Estaba decidido a que, en esta ocasión, todo saliese bien a la primera. “Tenía claro que me iba a dedicar a emprender. Empecé de nuevo un negocio, pero esta vez con un socio y 500€ de capital. Desde entonces no he tenido que volver a invertir más para que funcionase”.

El esfuerzo y la constancia: las claves de su éxito

David recuerda que cuando estaba estudiando sobre e-commerce y cómo convertirse en un emprendedor de éxito, el tiempo que invertía en formarse era mayor que el que dedicaba al ocio.

Cuando estaba empezando, su tiempo libre lo dedicaba a ver vídeos de YouTube. Sin embargo, cuando ya montó su negocio, con el paso de los días y la experiencia que estaba adquiriendo, esos vídeos se quedaron escasos de contenido y tuvo que aprender por sí mismo.

Ejemplo de emprendimiento dropshipping

“Donde tu quieras llegar en tu propio negocio depende del esfuerzo que estés dispuesto a invertir en él. Cuando tienes tu propio negocio siempre va a haber trabajo y situaciones nuevas. Depende de la ambición de cada persona. Yo intento tener una empresa. Siempre crecer, arriesgar, invertir en nuevas vías de negocio y ver como avanzo.”

Según David, llega un punto en el que tu forma de aprender se basa en el fallo. Con cada error que se comete se aprende una nueva lección. A partir de ahí, solo queda continuar y progresar en el camino.

Consejos y cosas a evitar

“Para mí una de las cosas más importantes a la hora de emprender es mantener la cabeza fría. Vas a estar todo el día pensando en tu negocio y eso puede que te sobrepase. Por eso, yo recomiendo tener un socio con el que compartir opiniones y crecer juntos”.

Según David, uno de los riesgos que tiene ser emprendedor es que el peso y la presión que tiene que hay soportar para que el negocio funcione recae sobre uno mismo.

Además, según la experiencia del valenciano, “incluso cuando desconectas del trabajo sigues conectado porque tu cabeza no para de pensar en que todo salga bien”. Es por ello, que tener a alguien con quien hablar y desahogarse, y sobre todo que te entienda, es muy importante. 

Por otro lado, una de las cosas que David recomienda a todos aquellos que quieran empezar a hacer dropshipping o que están pensando en emprender es que a la hora de elegir un país al que vender sea el suyo propio.

“Cuando eres novato, tu propio país es el que mejor conoces para comenzar a vender. Conoces las costumbres, a la gente, los intereses, etc. Sin embargo, si son de latinoamérica les recomiendo que se lancen al mercado español porque las aduanas son más benévolas y los tiempos de envío son más cortos”.

El mercado al que se dirige

David comenzó su actividad dirigiéndose a un nicho de mercado concreto, España. Pero, no conforme con ello, poco a poco y según vio que su negocio iba prosperando, decidió expandirse a otros países. 

Facturación dropshipping

“Sobre todo me dirijo al mercado español, a Portugal, latinoamérica, Rumanía y otros países de Europa del este. Ahora quiero empezar con Italia, que es un país que por alguna razón, aunque ya lo he intentado, siempre se me ha resistido”.

A la hora de escoger un país al que vender sus productos, David tiene una técnica para comprobar si realmente su negocio podría llegar a funcionar. 

“Lo primero que hago es mirar las pasarelas de pago que tienen y ver si me puedo integrar en ellas, ya que en algunos países necesitas una empresa que te haga de intermediaria”.

Otro de los factores que el joven valenciano tiene en cuenta es el tamaño del país al que quiere dirigirse, donde busca países con una extensión amplia. “Portugal, aunque es uno de los países a los que vendo, si no estuviera al lado de España, no sería un mercado al que me dirigiría”.

También aconseja mirar el PIB del país, es decir, el valor monetario de todos los bienes y servicios finales producidos en el territorio al que se quiere vender.

“En general, en todos los países que he escogido hasta el momento he vendido muy bien. Lo mejor del e-commerce es que es internacional. Solo necesitas una pasarela de pago y la manera adecuada para hacerlo”.

Conseguir las primeras ventas gracias a escoger productos ganadores.

Si algo tiene claro este emprendedor es que cuando se hace e-commerce hay que estar muy seguro al apostar por el producto ganador que se pretende comercializar. 

“Escojo los nuevos productos para vender que a mi juicio tienen potencial y que han tenido éxito en el extranjero. Después busco el margen de beneficio que pueden dar y que el material creativo que haya en internet sea lo suficientemente bueno para poder crear el mío propio”.

Confiesa que una vez ha seleccionado el producto, a su juicio, ganador, lo prueba y si funciona es cuando lo optimiza.

Miro mucho el feed de Facebook y si tiene mucha interacción. Pincho en el funnel, miro a cuanto lo venden, lo empiezo a analizar, lo apunto en un excel, etc. Luego es cuando comienzo a darle vueltas para ser creativo en la publicidad. Intento darle una vuelta al producto para hacer el anuncio más llamativo”.

Hay que tener en cuenta que el factor creativo puede ser decisivo a la hora de conseguir un mayor número de ventas, pues lo que hace que un producto sea exitoso es, según David, “conocer cuál es el problema que tiene el cliente y ofrecerle una solución”.

La publicidad a sus productos 

En cuanto a las estrategias de marketing, David ha pasado por varias etapas. La primera fue utilizar influencers para promocionar su negocio. 

Método, que aunque parecía infalible, no le funcionó y actualmente se muestra reticente a volver a utilizarlo. Es por ello que ahora todo el peso de su balanza lo pone en Facebook Ads, herramienta que le ha llevado a conseguir el éxito que cosecha actualmente.

“En un principio utilizar influencers me parecía el método más sencillo, pero con el tiempo me di cuenta de que la inversión que se hace con ellos es muy alta. Hay que pagarles y cada uno tiene un precio. Yo recomiendo comenzar con Facebook Ads porque es lo más ágil y con lo que antes puedes obtener resultados”.

Por qué confió en Oberlo y Shopify

Cuando este emprendedor comenzó desde 0 en su negocio, depositó su confianza para crear su negocio de dropshipping en Oberlo y Shopify, según cuenta porque le aportaban la agilidad que buscaba en su negocio. Y es que como dice David: “el tiempo es dinero”.

“Confié en Shopify porque es una herramienta que me permitía comenzar sin tener ni idea del código que hay que utilizar. Además, podía probar cualquier aplicación de las que tiene sin apenas coste. Con otras plataformas es necesario un programador al que tienes que contratar y pagar. Eso quita agilidad”.

Por otro lado, también me gusta hacer dropshipping con Oberlo por su automatización a la hora de gestionar los pedidos con el proveedor y así aprovechar mejor el tiempo. 

“Oberlo tiene proveedores verificados, por lo que te garantizan cierta calidad. Al final no conoces a los proveedores de nada. De esta forma te aseguras que los productos van a reunir una serie de cualidades y eso le aporta un valor añadido”.

Gestión de sus productos: envíos y devoluciones

Cuando David empezó en el mundo del dropshipping los envíos los gestionaba a través de los proveedores que Oberlo le ponía a su disposición. Simplemente, establecía las condiciones que quería para el paquete y lo enviaba a su cliente esperando que no hubiese ningún inconveniente que tuviera que resolver.

En cuanto a las devoluciones, optó por alquilar un apartado de correos que le costaba en torno a 70€ al año. “Le pedíamos al cliente que lo mandase a ese apartado de correos y comprobábamos que el producto estuviera en buen estado. Una vez confirmábamos que la reclamación era adecuada, le devolvíamos el dinero”.

Realidad del dropshipping

Pero con el paso del tiempo, tanto David como su equipo se dieron cuenta de que si creaban su propio almacén, podrían tener mayor control sobre los envíos y devoluciones de los productos. Y además, podrían facilitarles esta gestión a otros emprendedores que comercializan en Europa o latinoamérica. 

El primer intento de crear su propio almacén

La ambición de David siempre ha sido muy alta a la hora de emprender. Desde que empezó en el dropshipping no ha dejado de pensar nuevas formas de mejorar y prosperar en su negocio. 

Esto le llevó en su día a querer invertir en su propio almacén desde donde gestionar su propio stock y reducir los tiempos de envío al importar desde China. Además de que los packaging fueran personalizados tal y como él quería.

“Mi intención siempre ha sido buscar que el servicio cliente sea lo mejor posible”

Sin embargo, su intento se vio frustrado por los diversos intentos, muchos en vano, por hacer entender al personal que tenía en China que era lo que realmente quería.

La comunicación no era ni fluida ni buena por el cambio de cultura y por el cambio horario. Eso hacía que no llegáramos a entendernos del todo. Además, desde España no podía controlar la calidad del producto, la personalización del paquete, ni saber al 100% donde se encontraba el paquete en cada momento”.

Este cúmulo de imprevistos e inconvenientes hizo que su negocio no llegase a buen puerto y decidió cerrarlo para invertir su esfuerzo y tiempo en otro negocio más próspero y que consideraba que tenía un mejor futuro.

Su nueva empresa

Aunque el dropshipping le ha llevado a facturar 6 cifras al mes, la ambición de David no ha dejado de crecer durante estos 2 años que lleva en activo. 

Es por ello que a finales de 2019 abrió su propia empresa, un almacén desde donde gestionar su negocio.

Desde entonces su crecimiento no ha parado en ningún momento, cosa que le ha llevado a cambiar 3 veces de oficina y contar con una plantilla de 10 empleados más los freelance. 

Ahora cuenta con su propio stock y ha dejado de lado el dropshipping en estado puro. “Mi intención siempre ha sido buscar que el servicio cliente sea lo mejor posible. Al tener nuestro propio stock reducimos los tiempos de envío, que es algo que preocupa mucho, y podemos enviar desde España en 24-48h”.

Cuenta también que ahora puede gestionar mejor los problemas de envío que puedan surgir con sus clientes, pues actualmente él es el remitente de sus paquetes y puede cambiar con mayor facilidad cualquier error que pudiera surgir.

Ahora tenemos nuestro almacén, pero también es el almacén de clientes emprendedores a los que ofrecemos nuestros espacio para que puedan vender en Europa”. 

Otros proyectos en los que participa 

Como buen emprendedor que ha pasado por unos comienzos difíciles, David no quiere desaprovechar la oportunidad de ayudar a otros futuros emprendedores. Es por ello que comparte su experiencia y conocimiento a través de diferentes canales.

Moderador y creador del grupo de Facebook “Dropshippeando”.

El grupo de Facebook “Dropshippeando” fue creado en 2018 y actualmente es el que mayor número de personas concentra con casi 14.000 seguidores.

Grupo de Facebook dedicado al dropshipping

Según David, la idea de su creación fue documentar su crecimiento en el mundo del dropshipping. “Quería que se viesen mis inicios y cómo iba creciendo. Además no existía, por aquel entonces, un grupo dedicado al dropshipping y lo vi una buena iniciativa”.

A través de este grupo de habla hispánica dropshippers de todas las partes del mundo pueden compartir, a partir de la experiencia de cada uno, sus dudas y soluciones con otros emprendedores. 

Su canal de YouTube

La idea de crear su canal de YouTube estuvo unida a la de crear la página de Facebook. Su intención era dejar constancia y documentar su trayectoria como dropshipper. 

“Fue otro emprendedor quien me motivó a documentarlo todo. Vi que se arrepentía de no haber grabado cómo había crecido paso a paso. Me lancé a grabar y ahora es un canal para enseñar a la gente diferentes trucos sobre dropshipping y experiencias propias”.

Además, este canal le sirve como portal para mostrar al resto de la gente qué es lo que puede ofrecerles. “Es una forma de ganarte la confianza de la gente y demostrarles lo que has logrado con mucho esfuerzo y trabajo”.

Su curso online “Costarrosa Club”

Costarrosa Club es un curso que David ofrece a futuros dropshippers o emprendedores en activo y que sacó al público hace alrededor de 1 año. 

“Ha tenido muy buena acogida este curso. En él enseño a la gente a cómo crear y escalar una tienda en España hasta conseguir en torno a 250.000 euros”.

Curso dropshipping David Costarrosa

Dentro de este curso se encuentra un grupo de estudio diario cuyo propósito es conseguir el éxito. Se trata de un grupo reducido en el que, tanto David como su grupo, resuelven de forma personalizada las diferentes dudas que pueden surgirles a sus alumnos. 

“Lo mejor del grupo es que muchos de ellos han tenido éxito y viven del dropshipping. Además, hemos acabado siendo amigos y compartimos experiencias y consejos empresariales. Es muy satisfactorio ver su crecimiento”.

Su futuro

La intención de David es continuar con todos los proyectos que tiene ahora en activo. Y además, este dropshipper no tiene en mente dejar de crecer empresarialmente. Por el momento no le pone límite a su expansión en el mercado internacional, pues continúa buscando países en los que satisfacer las necesidades de sus futuros clientes potenciales.

También, su intención es, con el nuevo almacén, aportar un centro logístico a e-commerce que quieran vender en Europa, poniendo el foco en la comunidad latina para ayudarles a acceder a las pasarelas de pago que necesiten.

“La verdad que si la gente puede vender un producto en España gracias a mi almacén, eso es un filón para muchas personas”.

 

Descubre miles de productos para vender online. Sin compromisos; no se requiere tarjeta de crédito.

Regístrate en Oberlo ya. Es gratis.

¿Quieres saber más?

Ana Barbero
Ana Barbero
Ana es una joven redactora quien, a través de sus textos, pretende ayudar a los emprendedores a propulsar sus negocios y conseguir sus objetivos profesionales.