Skip to content

Síndrome del impostor: qué es, cómo identificarlo y tratamiento

Artículo escrito por Carlos Quintana

A pesar de que son pocos aquellos que saben qué es el síndrome del impostor, se estima que un 70% de las personas ha sufrido de este trastorno en algún momento de sus vidas.

Si alguna vez has sentido que tus logros son inmerecidos y dudas de tus capacidades, posiblemente habrás sido víctima de dicho trastorno. Por esta razón, te invitamos a que descubras cuáles son las características, causas, efectos y tratamiento sugerido para afrontar el síndrome de impostor. 

Las oportunidades no llegan, se crean. No esperes más.

Empieza gratis

Qué es el síndrome del impostor

El síndrome del impostor, también conocido como fenómeno del impostor o experiencia del impostor, es una experiencia interna a través de la cual una persona cree que no es tan competente como otros creen o como lo demuestran sus éxitos.

En otras palabras, el síndrome del impostor es un patrón psicológico de comportamiento por el cual una persona cree que sus éxitos son inmerecidos lo cual viene acompañado, además, de un gran miedo a ser expuesto como fraude o impostor.

Teniendo en cuenta lo anterior, podemos reconocer las siguientes cuatro variables del síndrome del impostor:

  1. Sensación de no merecer el éxito o reconocimiento que se tiene.
  2. Convicción de que el éxito que se tiene se debe a la suerte o al hecho de haber estado en el lugar indicado al momento indicado.
  3. Dudas grandes sobre las propias capacidades.
  4. Miedo a ser descubierto como un fraude o impostor.

Es importante destacar que dicho síndrome puede afectar a cualquier tipo de persona sin importar su género, estatus social, nivel de capacidades o perfil profesional. De hecho, son muchas las personas famosas y emprendedores exitosos que han llegado a sufrir de manera crónica de dicho trastorno. 

A continuación una pequeña lista con algunas de las personalidades que se han visto afectadas por el síndrome de impostor:

  • Albert Einstein (científico)
  • Michelle Obama (primera dama de los Estados Unidos)
  • Serena Williams (tenista)
  • Howard Schultz (CEO de Starbucks)
  • Tom Hanks (actor)
  • Maya Angelou (escritora)
  • Sheryl Kara Sandberg (ejecutiva estadounidense)
  • Meryl Streep (actriz)

Sin embargo, como dijimos antes, el síndrome del impostor puede afectar a cualquier individuo y no hay que ser famoso para caer bajo sus efectos. Veamos algunos detalles de la teoría que impulsó la investigación de este trastorno.

Consideraciones teóricas

Para entender mejor de qué se trata el síndrome del impostor es necesario mencionar el trabajo de la psicóloga Paulina Clance, pionera en el estudio de dicho síndrome junto a su colega la doctora Suzanne Imes.

Según Clance, el síndrome del impostor es una experiencia interna de fraude intelectual que se da en personas de éxito que no son capaces de interiorizar su propio éxito. A pesar de esto, la doctora Clance no considera este síndrome como una enfermedad sino como un trastorno que interfiere con el bienestar general de la persona.

Cuando el síndrome del impostor es crónico, la persona afectada tiene serios problemas para aceptar que su éxito se deriva de sus propias habilidades lo cual, además, alimenta la ansiedad y las dudas que la persona tiene con respecto a las propias capacidades. 

Con este pequeño paréntesis teórico, es tiempo de darle una mirada a las características y síntomas que definen el síndrome del impostor.   

Características, síntomas y test del síndrome de impostor

Para poder entender mejor qué es el síndrome del impostor es importante hablar de sus características y del modo en que estas se manifiestan en las personas. Saber cuáles son dichas características está a la base de cualquier test de síndrome del impostor. Veamos 7 síntomas típicos de este trastorno:

7 sintomas del sindrome del impostor

Tomando como punto de referencia estas características y síntomas, podemos decir que la elaboración de un test de síndrome del impostor está encaminada a descubrir el modo en que dichas características se presentan en el individuo.

Si bien es cierto que existen muchos tests para identificar dicho trastorno, nos gustaría mencionar algunas de las preguntas que normalmente se incluyen en este tipo de evaluaciones:

  • ¿Te agobian de forma pesada incluso los errores más mínimos en tu trabajo?
  • ¿Piensas que tu éxito sea el resultado de la suerte o de factores externos?
  • ¿Eres demasiado sensible incluso frente a las críticas constructivas que recibes?
  • ¿Piensas que tarde o temprano los demás se darán cuenta que no eres tan capaz como pareces?
  • ¿No te gusta recibir elogios incluso en áreas en donde objetivamente tienes más habilidades que los demás?

Preguntas como las anteriores no solo son útiles para identificar el nivel del trastorno en la persona sino que también pueden ser bastante efectivas a la hora de identificar el tipo de impostor que se esconde detrás de este trastorno. Veamos cuáles son los tipos de impostores que existen. 

5 tipos de impostores

No todas las personas que sufren del síndrome del impostor comparten las mismas características. De hecho, la doctora y escritora Valerie Young ha identificado cinco tipos de impostores dentro de este trastorno comportamental. 

Veamos cuáles son estos tipos de impostores y algunas de las preguntas que se deben hacer para saber el tipo de perfil que tiene la persona afectada por el síndrome del impostor.

1. El experto

Se trata de una persona que no quedará satisfecha hasta que tenga la sensación de que entiende todo a la perfección. Debido a ello, este tipo de impostor tiene problemas para completar proyectos o encajar dentro de cualquier proyecto de planeación estratégica.

Preguntas:

  • ¿Tiemblas cuando alguien te llama experto?
  • ¿Tienes la sensación de no saber lo suficiente aún después de varios años de estar en el mismo trabajo?
  • ¿Buscas constantemente certificaciones y entrenamientos porque piensas que necesitas mejorar más?

2. El perfeccionista

El perfeccionista es aquella persona que prefiere concentrarse en aquellas cosas que habría podido hacer mejor que en aquellas que alcanzó con éxito. Por esta razón, el perfeccionista presenta altos niveles de ansiedad y dudas que van de la mano con los inalcanzables objetivos que tiende a trazarse.

Preguntas:

  • ¿Alguna vez te han acusado de fomentar la microgestión en el lugar de trabajo?
  • ¿Cuando no alcanzas tus objetivos piensas que no estás hecho para ese trabajo?
  • ¿Piensas que tu trabajo debe estar 100% perfecto en toda ocasión?

3. El genio natural

El genio natural es aquel tipo de impostor que aprende nuevas habilidades de manera fácil y rápida que, sin embargo, no le ayudan a sentirse seguro cuando tiene por delante objetivos difíciles de alcanzar.

Preguntas:

  • ¿Creciste con una buena cantidad de personas que siempre te decían que tú eras el mejor de todos?
  • ¿Cuando tienes un revés sientes vergüenza y tu confianza se derrumba?
  • ¿Tiendes a evitar los retos porque prefieres no hacer algo que nunca antes has intentado hacer?

4. El solitario

El solitario es aquella persona que prefiere trabajar de manera individual porque tiene miedo de hacer preguntas ya que esto podría poner al descubierto su incompetencia.

Preguntas:

  • ¿Crees fervientemente que las cosas se alcanzan por cuenta propia?
  • ¿Te identificas plenamente con la siguiente frase: “no necesito ayuda de nadie”?
  • ¿Tus peticiones se basan en los requisitos del proyecto y no en tus necesidades personales? 

5. El superhéroe 

Este tipo de impostor es aquel que siente la necesidad de esforzarse al máximo para demostrarle a los demás que no es un impostor. Debido a esto, este tipo de personas tienden a volverse adictos al trabajo y sufrir del llamado síndrome de burnout laboral.

Preguntas:

  • ¿Te quedas en la oficina más tiempo que tus colegas?
  • ¿Sientes estrés cuando no estás trabajando?
  • ¿Tiendes a pensar que las pausas y los descansos son tiempo perdido?
  • ¿Has sacrificado tus aficiones y pasatiempos por tu trabajo?
5 tipos de impostores

Ahora que ya sabemos qué es el síndrome del impostor, cuáles son sus características y síntomas así como los diversos tipos de impostores que existen, vale la pena darle una breve mirada a las causas y efectos relacionados con dicho trastorno.

Causas y efectos relacionados

¿Qué hace que una persona sufra de síndrome de impostor? Para esta pregunta no existe una respuesta contundente ya que existen muchas variables que pueden conducir a una persona a sufrir de dicha condición.

Sin embargo, existen algunos factores de riesgo que han sido ampliamente reconocidos como posibles detonantes de este trastorno. Veamos algunos de ellos:

  • Tener una naturaleza más sensible de lo normal.
  • Haber crecido rodeado de constantes elogios.
  • Haber crecido con un hermano o hermana que siempre estuvo por encima de los demás.
  • Exposición a un nuevo ambiente académico o profesional en donde hay nuevos retos y personas exitosas.
  • Pertenecer a una minoría que ha sido víctima de discriminación social.
       

Por otra parte, el síndrome del impostor afecta negativamente la salud, el bienestar general, las relaciones interpersonales y las perspectivas profesionales de la persona que lo padece. Los siguientes son algunos de los efectos más importantes provocados por dicha condición:

  • Estrés
  • Ansiedad
  • Agotamiento
  • Depresión
  • Baja autoestima
  • Fobia a asumir nuevas tareas, posiciones y retos.
  • Problemas para relacionarse con los demás.

Como puedes ver, los efectos provocados por este síndrome pueden ser devastadores. Por esta razón, ahora nos ocuparemos de ver cuál es el tratamiento y pasos que tenemos que seguir para afrontar dicho trastorno.

Cómo superar el síndrome del impostor

Sin lugar a dudas el síndrome del impostor puede tener efectos bastante negativos en las personas. Por esta razón, si estás sufriendo de este trastorno, te invitamos a que inicies un tratamiento contra el síndrome del impostor siguiendo los siguientes pasos:

sindrome del impostor tratamiento

1. Reconoce y acepta lo que tienes

Lo primero que tienes que hacer es aceptar que el síndrome del impostor está afectando tu vida y está limitando tus propias capacidades. Es importante que admitas lo que sientes y que recuerdes que no estás sola o solo en esto.

Lo mejor que puedes hacer para combatir este síndrome consiste en hablar abiertamente de ello, tal y como lo hizo Michelle Obama en un auditorio londinense en el cual habló de su problema. De hecho, hablar abiertamente sobre este asunto es la mejor forma de enfrentar el miedo que nos produce la idea de descubrir de que somos impostores. 

En términos prácticos, te invitamos a que leas artículos y busques vídeos sobre personas que han sufrido de esta condición y han logrado desprenderse de ella de manera exitosa.

2. Controla tu voz interior

La voz interior, aquella que nos juzga constantemente, es bastante fuerte entre las personas que padecen del síndrome de impostor. Por esta razón, es muy importante poder dominar dicha voz enfocándose en hechos concretos y no en miedos.

3. Haz una lista de tus logros

Una buena forma de combatir el síndrome del impostor consiste en tener a la mano una lista de tus logros y los elogios que has recibido en tu vida profesional sobre todo si tienes la fortuna de tener varias de las características de un emprendedor exitoso. Esta es una muy buena forma de combatir los peores síntomas de dicho trastorno.

4. Aprende a aceptar los elogios

Algo que caracteriza a las personas que sufren del síndrome del impostor consiste en rechazar los elogios que reciben como si estos fueran algo inmerecido. Por esta razón, te invitamos a que cambies dichos rechazos por un simple “gracias”. 

Igualmente, es muy importante que celebres abiertamente tus logros y éxitos profesionales. En poco tiempo te darás cuenta de que todo lo que tienes hace parte de tu propio mérito.

5. Adopta una actitud de crecimiento

Como vimos antes, el síndrome del impostor ofrece la posibilidad de convertirse en un freno que ahoga el potencial de la persona que lo sufre. Por esta razón, te invitamos a que pienses en la diferencia que existe entre decir “no puedo hacer esto” y decir “todavía no lo puedo hacer”. La posibilidad de realización nunca debe ser eliminada.

6. Deja ayudarte

Un viejo y sabio dicho dice que “un problema compartido es un problema dividido”. Por esta razón, te invitamos a que compartas tu problema y te dejes ayudar. Si encuentras un amigo, un colega o, incluso, un profesional que esté dispuesto a darte una mano, no dudes en agarrarla.

Como puedes ver, el tratamiento del síntoma del impostor incluye una serie de pasos bastante simples que pueden ayudarte rápidamente a resolver dicha condición. Obviamente, también en este caso se necesita tener una actitud determinada para poder afrontar dicho síndrome.

Sin embargo, esperamos que estos sencillos pasos y toda la información que hemos compartido contigo en este artículo te ayuden a estar alerta frente a este problema que en su nivel más crónico puede afectar tu vida personal y profesional de manera muy negativa.

¿Necesitas más consejos que te ayuden a ser un buen emprendedor? ¡No dudes de suscribirte a nuestro blog ahora!

¿Quieres saber más?